Etiquetas

,

El cordero es uno los platillos para consumo humano del que se tiene referencia desde tiempos remotos. Se le considera uno de los platos más antiguos que existe. En la biblia ya se le menciona como alimento. Se sabe con certeza que los seres humanos hemos consumido cordero desde hace aproximadamente 9.000 años y hoy en día tiene muy bien ganado su lugar entre las exquisiteces de la gastronomía en todas sus formas.

El cordero es el ejemplar animal, de menos de un año, de cualquier especie de la oveja doméstica; la carne de cordero, procedente de ovejas(os) de entre un mes y un año de edad y con un peso de entre 6 y 55 kg, es la forma en que suele consumirse esta especie. La carne de ovejas(os) mayores se comercializa con el nombre de carnero (u ovejo, dependiendo del país) y su sabor es bastante más fuerte que la del cordero o que la del cordero lechal.

El “cordero lechal” es el nombre que recibe el cordero cuando es sacrificado durante su época de lactancia, antes de que ingiera otro tipo de alimento diferente de la leche materna. Su sabor es más suave y su carne extremadamente tierna (de igual modo, su contenido nutricional es más pobre) y es especialmente consumido en regiones españolas.

Por supuesto que existen miles de formas de prepararlo, podemos hacerlo al vino, a la plancha, en salsas y con múltiples combinaciones de especias… Sin embargo, la forma más antigua de preparación, además de ser la más fácil, es un clásico de la simpleza.

Para prepararlo lavamos la(s) pieza(s) con agua y la(s) frotamos con limón. Una vez bien lavada(s) y limpia(s), la(s) untamos con aceite de oliva, ajo machacado, romero (en rama, puede ser seco o fresco), sal y pimienta. Colocamos la(s) pieza(s) en un recipiente apto para llevar al horno, lo tapamos, horneamos por una hora (aproximadamente – dependiendo del tamaño de la(s) pieza(s)) a unos 200º C (390º F). Luego, destapamos y continuamos el horneado por 20 o 30 minutos más para que se dore(n) con la temperatura del horno ligeramente más alta. Se pueden agregar papas picadas en trozos grandes a la bandeja de horneado para que se cocinen junto con el cordero y sirvan de acompañamiento (guarnición), pero hasta para comer exclusivamente acompañado de pan es bueno. El cordero es considerado unos de los platos más suculentos en cualquier gastronomía…

Anuncios